Museo de Barruecopardo

El Museo de Mineralogía  abrió sus puertas en el año 2012, y está ubicado en la calle Ortiga, en las antiguas dependencias del matadero municipal.

En su recorrido por sus tres salas, a través de paneles informativos, fotografías, documentos, minerales, herramientas y audiovisuales, pretende acercar al visitante a las minas de wolframio de Barruecopardo  y  resaltar la importancia que tuvieron en el pasado en nuestro pueblo, al que se conocía como la “California Chica”.

HORARIO: DE LUNES A SABADO DE 12:00 A 14:00  CITA PREVIA TELF.: 923 507002

En la sala principal, la primera, se hallan expuestas las muestras minerales así como paneles informativos sobre el yacimiento, los minerales de wolframio y su procesado y aplicación. En ella podemos hacer también un recorrido de “La mina en el tiempo” a través de distintas fotografías.

Un segundo espacio es la “Sala de Materiales”, donde se exhiben herramientas y distintos objetos relacionados con la explotación y que pretende rendir un pequeño homenaje a todos los que allí trabajaron.

Una última estancia es la “Sala de audiovisuales”, en la que se mostrarán proyecciones sobre la historia y el yacimiento.
En el patio se expone, a modo de monumento, una pequeña parte de la maquinaria que hubo en los comienzos de la mina y minerales obtenidos del yacimiento.

La historia del último siglo de Barruecopardo, está sin duda, marcada por la minería. Se puede decir que fue en la segunda década del siglo XX cuando se conoce la existencia de mineral y comienza su explotación, que ha estado marcad por los dos grandes conflictos bélicos europeos, ya que el wolframio se usaba para fines armamentísticos.

Los primeros en explotarla fueron alemanes, que cesaron su actividad tras la primera guerra Mundial y no fue hasta la segunda cuando se recuperó de nuevo. En un principio el trabajo era personal, se salía en busca de rollos de wólfram que se vendían al peso, hasta que se prohibió y se crearon las primeras empresas, como La petrolífera, La Comercial o Merladet, inicialmente, al ser un trabajo manual, llegó a emplear a más de mil personas. Posteriormente llegaron las grúas y las vagonetas hasta que en los años 50-60 se mecanizó todo el proceso.

Tras más de cuatro décadas de actividad minera, la única empresa existente, Coto Minero Merladet cerró sus puertas en 1982, afectando a 117 trabajadores.

El Yacimiento de Barruecopardo se sitúa a dos kilómetros al sur del pueblo. Está encajado en unos granitos que son atravesados por filones de cuarzo que contiene la mineralización de wolframio. Hay un filón principal o filón maestro de potencia variable de 1 a 5 metros, que atraviesa un haz filoniano constituido por numerosos filoncillos cuya potencia oscila entre unos milímetros y varios centímetros.

Se explotaron varis cortas, pero la más importante fue la del “coto Minero Merladet” con 700 metros de longitud, 100 metros de anchura y otros 100 metros de profundidad

Son muchas y variadas las aplicaciones del wolframio, como la fabricación de armamento, herramientas de corte, filamentos de lámparas,…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies