Museu de les Mines de Cercs (Barcelona)

El Museo de las Minas de Cercs es un museo dedicado a la minería del carbón situado a la colonia de Santo Corneli, término municipal de Cercs, comarca del Berguedà. Es un museo de técnica y de historia que explica las relaciones entre el carbón y el entorno geológico, paisajístico, económico y humano del Alto Berguedà. Fundado en 1999, forma parte del Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña. El museo es una obra incluida en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña.

La visita al museo incluye una exposición permanente, ubicada en el antiguo edificio del “Hogar del Minero”, así como un viaje de 450 metros en vagoneta[3] hacia el interior de la galería de Santo Romano, devolviendo al exterior andando por la misma mina. Esta visita guiada permite ver las duras condiciones de trabajo en el interior de la mina en varias épocas. Esta galería fue abierta en 1885 y posteriormente fue explotada por la empresa “Carbones de Berga, SANO”, fundada en 1911, y que se mantuvo activa hasta el año 1991.

El edificio es la sede central del Museo de la Minería, junto con el interior del cuatrocientos cincuenta metros de la galería de la mina Santo Romano. Fue construido el 1919 y proyectado inicialmente como escuela. Consta de planta baja más dos pisos y tejado a dos vertientes con carener paralelo a la fachada principal. El cuerpo de edificación es rectangular y tiene las aperturas de fachada distribuidas de forma regular. El 1931 las monjas encargadas de la enseñanza abandonaron el local y este fue convertido en “Hogar del Minero”, con café, barbería, cine y sala de juegos.

La exposición permanente está dividida en dos espacios: el carbón, la explotación del carbón, las infraestructuras mineras, el transporte y el proceso de clasificación previo a su uso como combustible doméstico o industrial. La vida cotidiana a la antigua mina tiene como hilo conductor la colonia minera de Santo Corneli y sus habitantes a partir del recreo, el trabajo de las mujeres, la escuela, el dispensario, el empresario y la empresa, los mineros y sus reivindicaciones sociolaborales.

La exposición incluye dos audiovisuales que describen las reivindicaciones más emblemáticas de los mineros: La revuelta de Fígols de 1932[5] y La cerrada, o huelga minera, de 1977.[6] También se visita una vivienda minera. La visita se completa con un audiovisual sobre la cuenca minera del Alto Berguedano y la visita guiada en el interior de la mina. Se visitan los primeros 450 metros de una galería de 7 km de longitud.

El Museo cuenta también con un módulo multisensorial denominado “La Mirada Táctil”, un espacio de interpretación táctil dirigido a todo el mundo pero especialmente adaptado y diseñado por aquellos visitantes que presentan algunos tipos de dificultades visuales, ceguera o movilidad reducida.[7]

El año 2012 se amplió la exposición permanente del museo con un nuevo espacio, “El Espectáculo de la mina: emociones y sensaciones”, exposición con tecnologías de última generación donde el visitante puede comprender los dos sistemas de explotación de la minería actual: subterránea y a cielo abierto. El proyecto incorpora información de Carbones Pedraforca, SANO, la última empresa minera en activo en el Berguedà. La museografia planteada pretende hacer inmergir el visitante en una historia narrada desde el futuro. El argumento explica como unos arqueólogos del futuro entran al taller de la empresa minera y descubren piezas que se usaban para la explotación minera. A partir de aquí, con proyecciones, hologramas y efectos innovadores de imagen y sonido, los visitantes redescubren el mundo de la minería.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies